En los últimos años el aumento de fundaciones con fines científicos, sociales y de investigación, para aportar ayuda e información a la sociedad es muy considerable. Existe, pues la necesidad de aunar esfuerzos para conseguir que mejores resultados.

Así pues,  el objetivo principal es mostrar y poner en valor la importante labor que las fundaciones de salud, investigación científica y bienestar social desempeñan en nuestro país y reflexionar sobre el papel que deberían cumplir en los próximos años.

En esta primera fase, desde la constitución del Grupo sectorial, estamos realizando una labor de divulgación informativa hacia las fundaciones del sector, para poder irlos integrando en el Grupo Sectorial. En la actualidad sobrepasamos ya las cuarenta y aglutinamos ya, entre otras fundaciones la de La Caixa, Mutua Madrileña, OMC, Lilly, Tejerina, Ramón Areces, López Ibor, Fundadeps, Fenin…

En esta línea se está trabajando en la difusión del Grupo Sectorial a través de diferentes instituciones, como la de los Cursos de Verano, para los universitarios  de la Universidad Complutense de Madrid, Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, Escuelas de Salud Pública, por citar algunas. También se está llevando a cabo un estudio para analizar la presencia fundacional de este sector y las repercusiones en los ciudadanos.

Para conseguir los objetivos propuestos, es necesaria la colaboración de las instituciones públicas. No podemos olvidar que la interrelación privada y pública es muy importante, ya que se complementan los recursos de ambas; materiales, económicos, informes técnicos etc.

Las fundaciones del ámbito de la salud o relacionadas con ésta, deben estar en los órganos consultivos de las Administraciones Públicas y deben colaborar en la elaboración de informes técnicos que ayuden a solucionar conflictos entre partes, cuando afecten a ciudadanos/ pacientes. 

El papel de las fundaciones es cada vez más notable, sobre todo en lo que se refiere al tema de las enfermedades crónicas, cada vez más en aumento, dado el incremento de la población mayor. Teniendo en cuenta el desarrollo de la investigación en Ciencias de la Salud y de la Vida y  las nuevas y emergentes tecnologías, de ahí que  las fundaciones tienen un anchuroso campo de trabajo.

Las fundaciones pertenecientes a este grupo sectorial comparten y distribuyen información relevante para el sector, propicia el conocimiento de las actividades realizadas por las entidades que lo integran,  a través de reuniones periódicas.

Este trabajo se lleva a cabo con la implicación de numerosos profesionales y voluntarios y con el apoyo económico de particulares sensibilizados por esta labor, empresas y administraciones públicas. Este Grupo Sectorial de la Asociación Española de Fundaciones, se plantea apoyar y potenciar, en colaboración con entidades públicas y privadas, programas de asistencia, formación e integración en cada uno de los ámbitos que son su razón de ser: salud, investigación  y bienestar.

El crecimiento económico, el empleo, la calidad de vida y, en definitiva, el futuro de la sociedad española pasa necesariamente por el fortalecimiento de su sociedad civil, donde las fundaciones jugarán un papel cada vez más relevante.

Creo sinceramente que es manifiesta y encomiable la labor que están realizando las fundaciones  de la Salud, Investigación y Bienestar y su colaboración con los poderes públicos, para la consecución  de objetivos en beneficio de todos los ciudadanos.

 


Honorio-Carlos Bando Casado es Profesor Honorario de la Facultad de  Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Vicepresidente de Fundadeps. Académico de las Reales Academias de Farmacia, de Legislación y Jurisprudencia, de Doctores y de Ciencias Odontológicas de España. Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Fundaciones (AEF) y coordinador del Grupo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar.</