ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Consecuencias de la desinformación y los estereotipos de género en las relaciones sexuales entre adolescentes

Actualizado el 18/06/21 a las 12:27

Yolanda Domingo Muñoz

Las consecuencias de los estereotipos de género en las relaciones sexuales entre los/as adolescentes y desinformación.

 En los últimos años, la infancia se está acortando. La adolescencia comienza a una edad más temprana, las primeras relaciones sexuales empiezan con 13 o 15 años, y los/as adolescentes apenas tienen información acerca de la educación sexual, según los datos de la última encuesta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).

La educación sexual en España no está del todo regulada. Aunque se está trabajando para incluirla dentro del currículo escolar en la futura Ley de Educación, una charla al año de educación sexual no es suficiente. Como señala el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el año 2020 hubo un total de 893 embarazos de adolescentes menores de 17 años, de los cuales 137 eran menores de 15 años. Es probable que la mayoría de estos embarazos hayan sido no deseados, quizás a consecuencias del mal uso de los métodos anticonceptivos o del no uso, o incluso de dificultades en la negociación del uso de preservativos. Por otro lado, lamentablemente los casos de violaciones han aumentado en estos últimos años habiendo un total de 1.093 denuncias en el año 2020 por violaciones a menores (EPDATA, 2021). ¿Qué está pasando en nuestra sociedad para que estén ocurriendo estas cosas? ¿Cómo estamos educando a nuestros/as jóvenes?. Durante mi participación en el programa MIAS he reflexionado al respecto y creo que es necesario utilizar la perspectiva de género para entender esta problemática.

No solo en los centros escolares la educación afectiva y sexual es una asignatura pendiente. También dentro de las familias hablar de sexualidad se ha considerado hasta hace poco un tema tabú, del que no se habla abiertamente con los hijos/as y menos a edades tempranas. Estos son algunos de los motivos que inciden en que cuando los/as adolescentes empiezan a mantener relaciones sexuales lo hacen con un gran desconocimiento de las posibilidades de disfrutar saludablemente y de los métodos para evitar riesgos asociados al disfrute de la sexualidad. A esas edades, algunos/as sienten presión de parte de los pares y la sociedad, puesto que si tienes más de 18 años y sigues siendo virgen te consideran como “un bicho raro(a)”.

Según la encuesta de Save the Children (2020) la pornografía es la principal fuente de aprendizaje para el 30% de los/as adolescentes entre 13 y 17 años. En general, los adolescentes se inician a través del visionado de la pornografía y las adolescentes a través del poco conocimiento que les transmiten sus iguales. Todo ello provoca que se idealicen las relaciones sexuales o que mantengan relaciones sexuales estereotipadas reproduciendo un rol activo/dominante de los hombres y un rol sumiso de las mujeres, en el que casi nunca ellas disfrutan de sus primeras relaciones sexuales.

No es suficiente centrar las charlas que se imparten en los institutos (que suelen ser una al año y a los cursos más avanzados) y las consultas al ginecólogo(a) únicamente en el uso del preservativo, la planificación familiar o en que se les informe a las mujeres de los métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados y la transmisión de enfermedades sexuales. Es igualmente significativo informar y formar a los y las jóvenes sobre la importancia de conocer su propio cuerpo y de que puedan buscar su placer y consentimiento en sus actos sexuales y en sus relaciones. En general, la pornografía muestra prácticas sexuales centradas en conseguir la excitación del hombre y prestan menos atención al placer femenino; lo central e importante es “el placer y disfrute del hombre y la eyaculación masculina”, y transmiten que el sexo también termina ahí perpetuando estereotipos.

 

Cuestionar creencias sociales

Con este artículo quiero cuestionar esta forma de relación sexual asimétrica y desigual que transmite la pornografía, algunas películas y otros productos culturales. Si no se cuestionan los roles de género y la desigualdad en las prácticas y tradiciones sexuales, al final se está transmitiendo a las nuevas generaciones ideas sesgadas de lo que es una relación sexual sana en igualdad.

Yo tengo 26 años y hasta hace menos de un año no sabía lo que era un orgasmo porque nadie se había preocupado en explicar estas cosas, yo lo único que tenía claro era que tenía que utilizar un método anticonceptivo y tenía que conseguir que mi pareja eyaculara. Seguramente, habrá muchas mujeres que se sientan identificadas conmigo, y a ellas quiero transmitirles que esto ocurre, entre otras cosas, por la transmisión de los estereotipos de género que se han establecido en nuestra sociedad. Por ejemplo, “cuando a lo mejor yo no conseguía llegar al orgasmo lo fingía para que así mi pareja se pensara que había logrado darme placer y así no romper su ego masculino, dejando en última posición mi propio placer. Lo mismo ocurría, cuando a lo mejor a mi no me apetecía mantener relaciones sexuales me sentía mal y pensando que era un fraude de mujer”. Estas creencias personales están relacionadas con creencias sociales, como la sumisión de las mujeres; el relegar el placer de la mujer a última posición; que una mujer siempre debe de estar dispuesta a tener sexo; o que una mujer es promiscua si ha mantenido relaciones con muchas personas.

Al mismo tiempo esto es producto de creencias que han transmitido a los hombres como el imperativo de que el sexo es algo rápido de “pim y pam”, que deben ser sexualmente activos, y mantener en un rol dominante. Un claro ejemplo de transmisión de estos estereotipos se observa en la película “Cincuenta sombras de Grey” que trata sobre un hombre que le gusta BDSM (Bondage, Disciplina, Sumisión y Masoquismo) que domina a una chica virgen, que desconocía el mundo de la sexualidad y que asume el rol de mujer inocente, sumisa y dulce. Tanto la educación formal como la informal transmiten valores y debemos de mirar más allá, y preguntarnos ¿las jóvenes y los jóvenes están teniendo el mismo tipo de educación? A las niñas se les educa para que tengan miedo y se sientan vulnerables, mientras que los niños se les educa para que se sientan superiores y se coman el mundo.

 

Educación sexual para dejar atrás actitudes desiguales y machistas

Es necesaria una educación sexual adecuada para cambiar estas creencias y actitudes desiguales y machistas. Si las relaciones sexuales empiezan antes, es necesario que la educación sexual comience antes también, y sobre todo que se enfoque la educación sexual en el placer de ambas personas. Para ello, es necesario primero que cada persona se conozca y sepa qué es lo que le gusta, cómo le gusta y que límites pone en las relaciones sexuales, y cómo poner esos límites. Es necesario educar en el consentimiento para que una chica o un chico pueda, decir libremente, sin presiones, lo que no quieren y lo que no quieren. En esta línea, otro ejemplo es el caso de la manada, un grupo de hombres que violaron a una joven y que creo una polémica social, puesto que se estaba cuestionando que ella no había llegado a reproducir la palabra “NO”. A través de este caso, se crearon muchas manifestaciones con el lema “No es abuso, es violación” o “No es no”, es decir, el tema del consentimiento es un tema delicado y necesario de enseñar a chicos y chicas. Enfatizar que cualquier persona puede decidir en cualquier momento cambiar de opinión sin tener miedo de consecuencias.

Aún nos queda mucho por recorrer, pero debemos de empezar desde ya a reconocer, cuestionar y romper esos estereotipos que incentivan prácticas desiguales que se han impuesto en distintos ámbitos de nuestra vida y que pueden perjudicar nuestro bienestar y salud. Para ello, es necesario inculcar a las generaciones más jóvenes relaciones y encuentros sexuales basados en valores como la igualdad, el respeto, la sororidad, el amor, la empatía, consentimiento, etc. Por ello, las asignaturas que España aún tiene pendiente entre los(as) adolescentes son la educación sexual y la igualdad, quizás no es suficiente tratar estos temas como ejes transversales en el currículo educativo con pequeñas charlas o dinámicas, quizás se necesita más educación a lo largo del tiempo.

En conclusión, en nuestra sociedad existe una falta de educación sexual igualitaria que incluya el placer, el cuidado y el consentimiento. Es necesario que exista un currículo educativo que tenga en cuenta la educación sexual desde una perspectiva de género que fomente las relaciones sexuales saludables. Los/as adolescentes deben de ser educados en una sociedad que transmita unos valores de igualdad, estamos ante la era del conocimiento y sin embargo aún existen cierto temas tabú que provocan es desconocimiento y mala práctica, espero que entre todos y todas cambiemos esto para que las futuras generaciones tengan relaciones sexuales saludables y así mismo relaciones sentimentales sanas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

EPDATA. (2021). Las denuncias y delitos por agresión y abuso sexuales, en datos y gráficos. https://www.epdata.es/datos/denuncias-delitos-agresion-abuso-sexual-datos-graficos/251

Garzón. A. (2016). La educación sexual, una asignatura pendiente en España. Revista Pedagógica, 9 (16). http://revistas.pedagogica.edu.co/index.php/ bio-grafia/article/view/4510

Instituto Nacional de Estadísticas. (2020). Movimiento natural de la población, nacimiento por edad de la madre, mes y sexo. https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t20/e301/provi/l0/&file=01001.px&L=0

Irala, J., Osorio, A., Carlos, S., Ruiz, M. y López, C. (s.d). Media de edad de inicio de relaciones sexuales: ¿Saben lo que queremos decir?

Pérez, D.  (2012). Estereotipos Sexuales y su Relación con Conductas Sexuales Riesgosas. Revista puertorriquena de psicología, 23(2), 48.

Sociedad Española de Contracepción (2019). Encuesta nacional sobre sexualidad y anticoncepción entre los jóvenes españoles. http://sec.es/encuesta-nacional-sobre-sexualidad-y-anticoncepcion-entre-los-jovenes-espanoles-16-25-anos/

(Des)información sexual: pornografía y adolescencia. Save the Children, Junio 2020. https://www.savethechildren.es/sites/default/files/2020-11/Informe_Desinformacion_sexual-Pornografia_y_adolescencia.pdf

“Menos porno, más clase. Es necesario mejorar la educación sexual en los colegios españoles”. 2021.  https://elpais.com/opinion/2021-05-25/menos-porno-mas-clase.html