A medida que el espacio social se fue globalizando, la humanidad comenzó a enfrentarse a problemas con características muy diferentes a las acostumbradas. Simultáneamente, se produjo una verdadera revolución en la forma en que las personas se comunican, producen y viven, y una de las características principales de esta revolución es la interdependencia compleja de los países y sus poblaciones.

Según Held, la evolución de las sociedades en el mundo global conlleva un conjunto de dificultades de las que es necesario tomar conciencia para proponer líneas de acción consecuentes y coherentes. Algunas de ellas son la aparición de una economía planetaria, mercados financieros que funcionan simultánea e ininterrumpidamente, estructuras regionales de gobierno y el surgimiento de desafíos globales como el cambio climático y el envejecimiento.

Los aspectos y efectos sobre la salud de las personas pueden considerarse como uno de los ejes centrales que abordan las sociedades contemporáneas. El impacto de los cambios sociales en la salud de la población tiene consecuencias sobre la gobernabilidad. La salud constituye el fundamento mismo de la productividad y la prosperidad económica; el buen estado de salud de la población contribuye a su cohesión y estabilidad social. La salud no solo es un beneficio del desarrollo, sino que es necesaria para que ese desarrollo ocurra. Sin embargo, sabemos que las desigualdades dentro de una misma sociedad son también una consecuencia indeseada de este desarrollo.

El estudio de las condiciones sociales y de cómo éstas influyen y determinan el estado de salud de las personas ha sido siempre un tema de interés y relevancia. Constituye todo un desafío poder desentrañar los efectos sobre la salud de la compleja interrelación de los factores genéticos, biológicos, sociales y conductuales a lo largo del curso de vida de una persona.

En esta situación global, la región de América Latina y el Caribe se presenta como una región joven y diversa, con grandes grupos poblacionales vulnerables y pronunciadas asimetrías internas y externas que se ven reflejadas en los más de 400 lenguajes indígenas, con sistemas de protección social débiles que deben contener a más de 500 millones de habitantes que crecen a una tasa del 1,4% anual. Sin embargo, la presencia en la región de dos países como Brasil (9ª economía mundial) y México (14ª economía mundial e integrante de la OCDE), así como de países como Argentina, Colombia, Chile o Venezuela, por citar solo algunos que destacan por sus recursos, colocan a esta región como una de las de futuro más prometedor.

Lo que nos determina

Hoy nuestra vida es global. La urbanización, la migración de las personas, el envejecimiento poblacional y el cambio climático son fenómenos que forman parte de nuestra vida diaria, condicionándola muchas veces. Los Determinantes Sociales de la Salud son las condiciones en las cuales las personas viven y trabajan y como estas afectan sus oportunidades de tener una vida saludable, y están en sintonía directa con el grado de desarrollo y estructura de las sociedades.

Sabemos también que los factores biológicos y sociales a través de la vida y en forma independiente y/o acumulativa pueden influenciar la salud y la enfermedad en la vida adulta de las personas. De esta manera es como la perspectiva de curso de vida analiza la manera en que estas experiencias o exposiciones a determinados factores en diferentes momentos de la vida se acumulan, generando desigualdades sociales que se ven reflejadas en la morbilidad y mortalidad durante la edad adulta y vejez. Ambas son complementarias, ambas necesarias.

La salud hoy está en una nueva dimensión, la del desarrollo. El desarrollo de los países y sus sociedades le dan a sus habitantes la posibilidad de mejores condiciones de salud, pero un pueblo saludable es condición para que esa Nación pueda desarrollarse.

NOTA: Muchos de estos debates se desarrollarán con mayor profundidad en el Curso “Desarrollo social, salud y cooperación al desarrollo en América Latina», que tendrá lugar del 4 al 8 de julio en el marco de la Escuela de Verano de la Universidad de Cantabria. Más información sobre curso haciendo click aquí.